Chubasco en Primavera Nº6 ¿Para qué la libertad?

Tenemos el agrado de presentar el sexto numero de la revista Chubasco en Primavera, que viene brotando como la primavera en rededor de una pregunta: ¿Para qué la libertad?

Pueden acceder y descargarla en PDF mediante el siguiente link,  y esperamos que la puedan disfrutar:

https://joom.ag/lXsQ

Chubasco en Primavera Nº6  ¿Para qué la libertad?

Nota Editorial

Ella es una de las diosas más invocadas en está modernidad globalizada sobre carteleras. Sus ropas han sido ultrajadas por todos los bandos, ostentando las luces de la purificación en la carrera publicitaria; su cuerpo, momificado en el entretejido temporal de la jurisprudente, letra de doctos y terratenientes, ostentadores de algún poder marcial; delirante  y esotérico. Hablar de la libertad en estos tiempos, pareciera una banalidad de superpotencias rescatistas, cercando el cementerio marino, lejos del sagrado cantar de un Paul Valery.

La libertad es un problema. Quizás, uno de los sustantivos más problemáticos en el terreno filosófico. Al pensarla, nadie sabe dónde ubicarla. ¿Derivación política del contrato social? ¿Condición primera de toda Sustancia, entrando en artificiosas contradicciones silogísticas  con la necesaria necesidad, nunca librada? Quizás sustanciarla sea un error hasta económico. Tal vez, conlleve por su propia condición, un meditar de vuelo ligero, simple, no tan pesado como los dogmas dela razón, muchas veces carceleros del sentir sentido, en prerrogativas utilitarias.

Para algo tiene que servir, sino, descartarla.   Tampoco falta la posibilidad de que ella no exista, y como gran impedimento de lo real, los poetas hayan insistido en transitar un oscuro sendero para otorgarle  existencia; o quizás, algún sagrado sentido a esta última, tan cerca de la nada.

Pero la libertad nos acusa, o al menos, algo en ella nos llama en lo cotidiano. Ya que en este habitar de una tierra colapsada de mundo, el dominio técnico de la tierra bajo la uniformidad organizada, por donde crece el desierto diría Nietzsche, poco queda sobre alguna moral que more junto, entre, ese dejar ser. Un ser que ya poco se extraña, aunque parezca extraño, dentro de las coordenadas normativas con las que sujetos intentan sujetar, apresar, bajo la nomenclatura catastral del mundo, todo aquello que brote, como la primavera, lejos del utópico control de todos los entes. Ya las aves sufren el destierro en su cantar.

Este número, lejos de alguna matemática perimetral, ha sido concebido no fuera de sus condiciones fallidas, en el juego irredento de sus propias imposibilidades. Sobre estas incertidumbres, bordeadas en el contemplativo silencio de un mundo tecnicolor cada día más hostil, nos damos tarea y encuentro, en el gustoso despertar de la labor creativa, de un decir que abra camino en la espesura estética.

A todo ello, no dejamos de agradecer el considerable aporte de los colaboradores, que hemos logrado reunir en esta obra, por su predisposición, amabilidad y confianza. Y a usted, lector, por atreverse a navegar en estas aguas. Les deseamos un grato andar.

    Leandro Turco

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s