El darse cuenta (la palabra es epifanía pero no va)

Les compartimos este breve análisis de “Capítulo para Laucha”, de Abelardo Castillo, realizado por Joaquín Rodríguez, que esperamos puedan disfrutar.


                       “Yo sentía ahora, en mis dedos, su anillo.”

La primera vez que escuché (porque lo escuché, no lo leí) “Capítulo para Laucha” de Abelardo Castillo, fue también la primera vez que escuché hablar de ese autor, me llamó positivamente la atención el título del libro “Cuentos crueles” (la mordacidad simple del título es innegable) y la intimidad del título del cuento. El texto en sí, me fascinó, la primera vez con la frivolidad de la efervescencia instantánea que provoca un texto por lo que cuenta y ciertas frases (como la del epígrafe), luego, cada vez que repetí su lectura, más y más por su complejidad milimétrica, la belleza en los detalles que solo se puede percibir después de (casi) cansarse de lo emocionante.

Ahora bien, ¿Qué hay ahí? Cuando se empieza a observar con atención este texto surgen algunos puntos que resaltan, en mi caso estos surgieron todos en la misma línea (imagino que como todo buen cuento tiene más de una lectura). Y este es el del personaje que “Se da cuenta” (Como dice el título, bien se podría decir que el personaje tiene epifanías, no me parece que vaya con el tono de este texto ni el de este analisis, así que prefiero dejar su forma frasal). Cacho pasa una serie de ocasiones en las que se da cuenta de las cosas, en las que piensa o siente algo que hasta entonces no le había sucedido. Se puede suponer un “darse cuenta” previo al texto, en el cual el personaje y narrador se da cuenta que quiere ver a Laucha, a su amor de infancia a la cual hace años que no ve, ahí es donde construye toda la ilusión, las expectativas irreales que crea para su encuentro. Sin embargo esa parte de la historia nos está vedada, quizás para que tengamos la esperanza de que se realice todo perfectamente, para que nos demos cuenta en el exacto momento en el que el narrador lo hace, que nuestra experiencia de lectura sea paralela y constante. Cacho se da cuenta, en la primera frase que Laucha ya no es la que era, que está rara o ansiosa. A partir de eso se sucederán una serie de momentos en los que Cacho intenta acercar esa imagen desviada real a su perfecta expectativa, haciéndola reír, hablandole de la infancia y la caja y el cofre del capitan Kidd, pero a la vez recordando él todo eso, catalizando lo que siente e intentando la mayor empatía desde el lado de Laucha. La esperanza está, se recobra y se esfuerza cada vez más, el juego infantil que los une, los pasos dados sin querer y las miradas deliberadas a los labios, las manos agarradas, el clima tenso a punto de liberarse y el epígrafe que funciona como bisagra de todo el texto junto con las palabras “Mi prometido”, la introducción de Fosforito y los cabos que se atan automáticamente.

La voz, auténticamente barrial, sin una pizca de disimulo, de Fosforito irrumpe incluso en la segunda parte del texto con tanta fuerza que lo modifica. Laucha deja de estar como tal para ser una sombra que trae cafe y fotos (de casamiento, fotos con certezas). La tensión cambia, pasa a ser una tensión violenta en vez de amorosa o sexual. Fosforito insulta y Cacho recula, no puede disimular más lo que no quiere ver, ve todo salvo lo último, la revelación final. Al final el narrador, se da cuenta que hay cosas que no deberían escribirse y ese es el momento en el que dejamos de saber que pasa, no solo por si hay cosas dentro de la historia que no fueron contadas, sino porque el narrador ya se dio cuenta de todo, la esperanza es inexistente y no tiene razon de ser. Sin esperanza no hay relato, y por eso, cuando ya no quedan dudas finaliza el texto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s