Mitopoeia – J.R.R. Tolkien

En el día de hoy les compartimos la traducción que realizó Joaquín Rodríguez, miembro de la revista, del poema de creación mítica “Mitopoeia”, de J.R.R. Tolkien, conocido por la trilogía del Señor de los Anillos y creador de la “Tierra Media”.

No solo la traducción es parte de los artículos que subimos a este blog con cierta frecuencia sino un anticipo (quizás mas bien una pista) de lo que será la temática de nuestro siguiente, 8º número.


Mitopoeia

                                 J.R.R. Tolkien

 

Para el que dijo que los mitos son mentiras y por lo tanto, inútiles, aunque sean «exhalados a través de plata».

Filómito a Misómito

 

Miras a los árboles y los etiquetas fácilmente,

(porque «Árboles» son «árboles», y «el crecer» es «crecer»

caminas la tierra y la pisas con paso solemne

una de muchas esferas menores del Espacio

la estrella de una estrella, un poco de materia formada como bola

guiada sobre cursos matemáticos

por lo regido, frío, inane

donde los átomos elegidos son, en cada momento, abatidos.

A la orden de una Voluntad, ante la cual nos prosternamos

(y debemos), pero solo parcialmente obedecemos,

grandes procesos se suceden, mientras el Tiempo se devela

desde oscuros comienzos hacia inciertas metas;

y mientras en páginas son escritas sin pista,

con guión y coloridos bordes forrados,

una interminable multitud de formas aparecen,

algunas tenues, algunas frágiles, algunas bellas, algunas curiosas,

cada una extraña, excepto como parte de un todo

lejano Origo, mosquita, hombre, piedra, y sol.  

Dios hizo las rocas pedregosas, los árboles arbústeos,

terrestre tierra y estelares estrellas, y estos

homunculares hombres, que caminan en la tierra

con nervios que se estremecen cuando son tocados por la luz y el sonido.

Los movimientos del mar, el viento en los ramajes,

pasto verde, la larga lenta rareza de las vacas,

trueno y relámpago, pájaros que se hamacan y lloran,

limo arrastrándose desde el lodo para vivir y morir,

cada cosa está específicamente registrada y enmarcada

las contorsiones del cerebro con un toque especial.

Sin embargo los árboles no son «árboles», hasta que así son llamados y vistos

y nunca fueron así nombrados, «tifi» fueron 

cuyo complejo discurso de desatado aliento

fue eco leve y gris imagen del mundo

pero nunca registro y menos fotografía,

siendo adivinación, juicio y una risueña

respuesta de aquellos que sintieron el movimiento dentro

por una profunda monición, movimientos que fueron relacionados

a la vida y muerte de árboles, de bestias, de estrellas:

cautivos libres desgastando oscuras barras,

socavando lo reconocido por experiencia

y recorriendo la vena del espíritu hasta perder el sentido.  

Grandes poderes se liberaron lentamente

y observando a su espalda se encontraron con los elfos

que trabajaron en complejas forjas de la mente,

y la luz y la oscuridad en secretos y entrelazados pensamientos

Él no ve estrellas que no lo vean primero

de plata viva fue la repentina explosión

de llamas como flores bajo una antigua canción

cuyo mismísimo eco hace mucho

que persigue. No hay firmamento,

solo un vacío, sino una tienda adornada

con tela de mitos y patrones de elfos; y no hay tierra

salvando el vientre de la madre donde todos hemos nacido.

El corazón del Hombre no está compuesto por mentiras,

pero atrae sabiduría solo de los Sabios,

y aún lo llama. Aunque hace mucho es indiferente,

El hombre no está completamente perdido o cambiado.

Des-graciado puede estar, pero no destronado,

y mantiene los harapos de la señoría que usó,

su dominio mundial por el acto creativo:

no es suyo el alabar al gran Artefacto,

Hombre, Sub-creador, la luz refractada

a través de quien se divide un solo Blanco

en muchos tonos, e infinitamente combinados

en formas vivas que se mueven de mente a mente.  

A través de todas las grietas del mundo que llenamos

con Elfos y Goblins, aunque nos animamos a crear

Dioses y sus casas de oscuridad y luz,

y tejimos la semilla de los dragones, fue nuestro derecho

(Usado o malgastado). El derecho no ha decaído.

Aún hacemos las cosas con la ley que nos ha formado.

 

Si! «Sueños de deseos cumplidos» que intentamos evadir

con nuestros corazones tímidos y la derrota de hecho!

¿De dónde llega el deseo, y el poder para soñar,

o para soñar algunas cosas que son hermosas y otras horribles?

No todos los deseos son efímeros, ni vanos

lograrlos es lo que buscamos – porque el dolor es el dolor,

nunca deseado, sino dañino;

así mismo es el desear o someterse a la voluntad

es una torpeza; y el mal de esto

solo es terriblemente cierto: El mal es.

Bienaventurados los corazones tímidos que odia el Mal

que se acobardan en la sombra, y sin embargo cierran la puerta;

que no buscan discusiones, y en una cuidada habitación,

aunque pequeña y restricta, sobre un telar abarrotado

se ondean telas de los viejos tiempos

esperadas bajo la influencia de la Sombra.

Bienaventurados los hombres de la raza de Noé que construyeron

sus pequeñas arcas, aunque frágiles y mal terminadas,

y navegaron a través de vientos contrarios hasta un ánima,

y el rumor de un puerto adivinado por la fe.

Bienaventurados los juglares-leyenda con sus rimas

de cosas nunca halladas en el tiempo pasado.

No son ellos los que olvidaron la Noche,

o nos obligaron a esparcirnos en un deleite organizado,

en islas-loto de felicidad económica

renunciando a su alma para ganar un beso de Circe

(y contrapuesto a eso, mecanizada,

falsa seducción de la doblemente-seducida).  

Esas islas, que vieron lejos, y otras más hermosas,

y esos que oyeron de ellas pero se mantuvieron atentos.

Han visto la Muerte y la derrota,

y aún así no se retiran desesperados,

pero a un sinfín de victorias les han puesto música

y amables corazones con fuego legendario,

Iluminando el Ahora y el oscuro ayer

con luz solar como aún ningún hombre ha visto.

Me encantaría poder cantar con los juglares

y revolver lo no-visto con una cuerda latente.

Estaría con los marineros de lo profundo

que cortan sus planchas angostas en montañas escarpadas

y se aventuran en una compleja y vagante misión,

porque algunos han pasado el fabulado oeste

A los locos atormentados nos dirían,

que hay un refugio interior donde su oro

impuro y escaldado, pero donde ellos lo traen

para tener en mente la imagen de un distante y borroso rey,

o en fantásticos estandartes ondean los brillantes

emblemas heráldicos de un señor no-visto.

No voy a caminar con tus monos,

erectos y pensantes. Antes de sus huecos

del abismo oscuro hacia el que su progreso tiende

si por la piedad de Dios el progreso termina,

y no es un volver constante al mismo

infructífero camino con un cambio de nombre.

No voy a atravesar tu empolvado y chato camino,

nombrando eso y aquello como eso y aquello,

tu inmutable mundo, donde en ninguna forma

el pequeño creador tiene que ver con el arte del Creador

No me inclinaré ante la Corona de Acero,

ni voy a reposar mi pequeño dorado cetro.

Quizás, en el Paraíso el ojo se desvíe

de mirar el Día eterno

para ser el día iluminado y renovado

desde la verdad espejada, la posibilidad de la Verdad.

Luego mirar la Tierra Bendita, y ver

que todo es como es, y sin embargo, hecho libre:

La Salvación no cambia, ni destruye

jardín o jardinero, niño ni juguetes

El Mal no lo va a ver, porque miente

no en la imagen de Dios, sino en sus ojos torcidos,

no en la fuente sino en la elección maliciosa

y no en el sonido, sino en la voz sin tono.

En el Paraíso, ellos ya no están errados;

y aunque hacen todo de nuevo, no hacen mentiras.

Se aseguran de seguir haciendo, de no estar muertos,

y los poetas tienen llamas en sus cabezas,

y arpas donde sus dedos sin duda caen:

Cada uno elegirá por siempre desde el Todo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s