Ensayos (IV)”¿Ha muerto la novela?” de Carlos Fuentes

1337461398393.cached

¿HA MUERTO LA NOVELA?

1.

La novela ni muestra ni demuestra al mundo, sino que añade algo al mundo. Crea complementos verbales del mundo. Y aunque siempre refleja el espíritu del tiempo, no es idéntica a él.  Si la historia agotase el sentido de una novela, ésta se volvería ilegible con el paso del tiempo y la creciente palidez de los conflictos que animaron el momento en que la novela fue escrita.  Si Dante fuese reducible a la lucha política entre güelfos y gibelinos, nadie lo leería hoy, salvo algunos historiadores.  Pero también, si intentásemos una lectura puramente contextual de Kafka, tratando de entenderlo a partir de la relación con su padre, con el judaísmo, o con sus novias, nunca entenderíamos la literatura de Kafka, es decir,. No los que kafka refleja, sino lo que Kafka añade.

Lo cierto es que el proceso de saturación de noticias quizás atentó contra la voz de la novela, pero acaso, también, contribuyó a darle una nueva voz a la novela.  Abrió un nuevo capítulo de la historia de la novela:  también inauguró una nueva geografía de la novela, disolviendo la frontera artificial entre “realismo” y “fantasía” y situando a los novelistas, más allá de sus nacionalidades, en la tierra común de la imaginación y la palabra.

Ni güelfos ni gibelinos, los ciudadanos de la nación de la novela han constituido, en contra de las previsiones sobre la muerte de la novela, una de las más brillantes constelaciones de todos los tiempos:  trátese de William Styron, Joan Didion, Tony Morrison, Nadine Gordimer, V.S.Naipaul, Salman Rushdie y Julian  Barnes en el dominio de la lengua inglesa; Gabriel García Márquez, Juan Goytisolo, Mario Vargas Llosa, Fernando del Paso o Julian Ríos en la lengua española; o en Europa, Italo Calvino, Milan Kundera, Gunter Grass, Thomas Bernhard y Gyorgy Konrad; en Africa, Naguib Mahfouz, Sonallah Ibrahim, Chinua Achebe, o Breyten Breytenbach, y en Asia, Kobo Abe, Anita Desai o Bei Dao.

A través de todos ellos, la novela se ofrece como hecho perpetuamente potencial, inconcluso:  la novela como posibilidad pero también como inminencia:  la novela como creadora de realidad.  La pugna acerca de lo real ha sido superada poéticamente -es decir, en la práctica misma de la literatura-.  Cien años de soledad o Reivindicación del conde don Julián asumen la realidad visible pero constituyen una nueva realidad, invisible antes de ser escrita.

En esa tierra común de la novela, se disuelven también las otras dicotomías  constrictivas de los años cincuenta.  Nadie, por ejemplo, lee a García Márquez o a Kundera en virtud de sus nacionalidades, sino en razón de la comunicabilidad de sus lenguajes y de la calidad de sus imaginaciones.

La universalidad de la novela contemporánea ha sido alentada por dos pérdidas .  La primera es la del concepto de la naturaleza humana  como universalidad propuesta y portada, sin embargo, sólo por una clase y una región de la humanidad: la clase media ilustrada europea.  Cuando David Hume alegó que “nuestras facultades racionales, nuestros gustos y sentimientos, son perfectamente uniformes e invariables”, convocó lo mismo que negaba su aserto:  el concepto contrario, propuesto por Vico, de la variedad histórica y el pluralismo cultural.  Nuestro mundo actual, multirracial y policultural, particulariza lo que en el siglo XVIII era universal -la razón y la clase ilustradas de Europa-, pero le otorga la universalidad pluralista a todos los hombres y mujeres, europeos, asiáticos, africanos y americanos.

De allí la segunda pérdida.  Si Herder pensó que la vida histórica sólo podía darse en Europa, hoy resulta patente que ya no existen culturas metropolitanas y mucho menos culturas homogéneas.  La historia se ha vuelto universal, sólo porque se ha vuelto concreta, y al no haber centralismos, todos somos excéntricos, que es, quizás, la única manera actual de ser universal.

Es natural, por todo esto, que la reacción nacionalista, en México o Argentina, en Nigeria o la India, haya exigido al novelista alianzas superficiales con la identidad nacional que poco o nada tenían que ver con la literatura.  Un crítico mexicano de los años cincuenta declaró que leer a Proust era proustituirse.  Por fortuna, toda una generación contemporánea, que incluye a Borges  y a Reyes, a Lezama, a Paz y a Cortázar, nos enseñó, según la  breve  y afortunada fórmula de Reyes, que sólo se puede ser provechosamente nacional siendo generosamente universal.  Es más, dijo también don Alfonso:  la literatura mexicana será buena porque es literatura, no porque es mexicana.

De nueva cuenta, ¿qué le proporciona un escritor a su nación, sino lo mismo que se exige a sí mismo:  imaginación y lenguaje? ¿Puede una nación exigir sin una u otro? Demasiados ejemplos del siglo XX nos demuestran que no.  Naciones enteras han perdido el habla  cuando sus escritores han desaparecido.  Y al perder el habla, han perdido la imaginación:  las razones políticas que suprimieron la palabra terminaron, en medio del sonido y la furia, desprovista de razón, legitimidad o eficacia, suprimiéndose a sí mismas.  La Alemania nazi, la Unión Soviética y la Argentina de los generales son tres ejemplos que inmediatamente vienen a mi memoria.  Hay muchos más en nuestro terrible siglo.  Habrá muchos más en el siglo próximo:  la historia no ha terminado, y el fin del comunismo no resuelve los problemas de la injusticia del comunismo la coincidencia de las instituciones, la cultura y la democracia política.

Pues la tercera falsa opción de los años cincuenta, la que oponía compromiso político a irresponsabilidad artística o formal, también sucumbió a las nuevas voces de la novela potencial.  Por más que un noelista -pienso en Nadine Gordimer, en Africa del Sur, Achebe en el Africa Negra o Gyorgy Konrad en Hungría- esté inmerso  en una lucha política aguda, su compromiso carece de importancia literaria si no llega acompañado de imaginación y lenguaje.  Pero la ausencia de una militancia política no sustrae el valor social o político a una obra narrativa, pues ésta, mientras más valores literarios reúna, mejor cumple la función generosa que Milan Kundera le atribuye: redefinir perpetuamente a los seres humanos,; a las respuestas prefabricadas de la ideología.

Dicho de oro modo:  el punto donde la novela concilia sus funciones estéticas y sociales se encuentra en el descubrimiento de lo invisible, de lo no dicho, de lo olvidado, de lo marginado, de lo perseguido, haciéndolo, además, no en necesaria consonancia, sino, muy probablemente, como excepción a los valores de la nación oficial, a las razones de la política  reiterativa y aun al progreso como ascenso inevitable y descontado.  Excepción, cuando no oposición.  La coincidencia del escritor con la legitimación histórica  del poder, que fue la norma de la antigüedad clásica y aun de ciertas modernidades progresistas, no será ya posible.  Ha triunfado Don Quijote:  Nunca más debe haber una sola voz o una sola lectura.  La imaginación es real y sus lenguajes son múltiples.  Ha triunfado Ulises, en su largo viaje de Troya a Dublín:  El mundo cotidiano es desconocido; el mundo desconocido es cotidiano.  La Odisea pasa por México y Buenos Aires.

La literatura de la América Española, literatura de la mancha, novela impura, ficción mestiza, hubo de superar, para ser, los obstáculos del realismo chato, el nacionalismo conmemorativo y el compromiso dogmático.  A partir de Borges, Asturias, Carpentier, Rulfo y Onetti, la narrativa hispanoamericana se convirtió en violación del realismo y sus códigos.  Se convirtió en creación de otra historia, que se manifiesta a través de la escritura individual pero que propone, al mismo tiempo, el proyecto de recreación con el mundo moderno: en esta comunidad del daño se encuentra el origen de una novela como Cambio de piel.  Lo señalo sólo para decir en seguida que, como mis demás obras, esta es incomprensible fuera de su relación con las otras novelas hispanoamericanas que la preceden y la siguen.  Yo no concibo a La región más transparente, que le precede, ni a Cristóbal Nonato, que la sigue, sin la compañía de Rayuela, la anticiudad verbal de Julio Cortázar.

Los escritores de Iberoamerica nos proponen una contribución propia de la literatura.  El lenguaje es raíz de la esperanza.  Traicionar al lenguaje es la sombra más larga de nuestra existencia.  La utopía americana, creación del lenguaje, se fue a vivir a la mina y la hacienda, y de allí se trasladó a la villa miseria, la población cayampa y la ciudad perdida.  Con ella, de la selva a la favela, de la mina a la chabola, han fluido una multitud de lenguajes europeos, indios, negros, mulatos, mestizos.
La novela latinoamericana nos pide expandir estos lenguajes, todos ellos, liberándolos de la costumbre, el olvido o el silencio, transformándolos en metáforas inclusivas, dinámicas, que admitan todas nuestras formas verbales: impuras, barrocas, conflictivas, sincréticas, policulturales.

Esta exigencia, se ha convertido en parte de la tradición literaria hispanoamericana,   de la Residencia en la tierra de Pablo Neruda cuando el poeta se detiene en frente a los aparadores de las zapaterías, entra a las peluquerías o nombra a la más humilde alcachofa, a Luis Rafael Sánchez,  capturado en un embotellamiento de tránsito en San Juan mientras se dirige a una cita amorosa, y en vez se ve obligado a depender de la radio FM de su automóvil y su flujo interminable, heracliteano, de radionovelas y sones tropicales:  La guaracha del Macho Camacho.

La relación novelesca entre la civilización y su ficción pueden provenir de una presencia tan material y directa como las de Arturo Azuela, Gustavo Saizn y José Agustín, o de una ausencia tan física como las de Héctor Libertella o César Aira, tan metafísica y sin embargo tan precisa como la de Bioy Casares, tan fantasmal como las de Juan Rulfo o José Bianco, tan mortal como las de Luisa Valenzuela u Osvaldo Soriano, tan dañada como la de Héctor Aguilar, tan llena de gracia como la de Angeles Mastretta y de goce y gasto como la de Severo Sarduy, tan esperanzadamente crítica y creativa como las de Julio Cortázar, o tan creativamente irónica como la de Alfredo Bruce Echenique, que en un título suyo, La vida exagerada de Martín Romaña, describe a la vez esta novela y muchas más, está vida y todas sus extensiones:  Al traducir la vida a  novela,  Bryce exagera, añade algo que quizás la vida no deseaba, un suplemento de imaginación, de lenguaje, que le resta a la biografía su cuota de suficiencia y la vuelve insuficiente sin su  cuota de exageración, mentira, verdad, potencialidad.  La novela exagera: añade, extiende, dura y a veces perdura.

2.

¿Es separable el contenido de una novela de la forma en que responde a la pregunta acerca de cómo traducir la experiencia de la realidad en formas específicas? ¿No es la historia de toda novela una evocación de la historia más que una correspondencia con la historia?

Este compromiso mayor de la novela -realidad imaginativa, narración de la nación de la sociedad y su cultura, compromiso de inventar verbalmente  la segunda historia sin la cual la primera es ilegible-reclama, en primer lugar, un campo vastamente amplificado de recursos técnicos; en segundo término, una voluntad de apertura; y, terceramente, una conciencia de la relación entre creación y tradición.

Primero, amplificación técnica:
Para muchos de nosotros, la lectura de novelas como Los sonámbulos y La muerte de Virgilio nos dio, tempranamente, la pauta frente al coro que quería quemar a Kafka y protegernos contra la proustitución.  Herman Broch integró en sus novelas narrativas, ensayo, filosofía, sociología, política y poesía, a fin de ensanchar las posibilidades de sus personajes, que así se convirtieron, no sólo en individuos singulares, sino en algo más:  puentes históricos, portadores del tiempo, salvándose, de paso, de la mera nada a la cual el nihilismo de la decepción, al agotarse la novela realista tradicional, pudo conducirles.  Broch nos enseñó a llenar el espacio vacío del yo descubierto por Kafka y confirmado por Beckett.

Nadie ha definido mejor, al nivel teórico, esta nueva fase de la novela que Mijail Bajtín.  En una era de lenguajes conflictivos -información instantánea, sí, integración económica global también, mucha estadística y escaso conocimiento- la novela es, será y deberá ser uno de esos lenguajes.  Pero sobre todo, deberá ser la arena donde todos ellos pueden darse cita.  La novela no sólo como encuentro de personajes, sino como encuentro de lenguajes, de tiempos históricos distantes y de civilizaciones que, de otra manera, no tendrían oportunidad de relacionarse.  Este fue el criterio que me guió, notablemente , en la redacción de Terra Nostra.

Segundo, voluntad de apertura:
La literatura sólo puede estar constantemente en contacto con ese “origen del ser parlante”del cual habla  Bachelard, si se mantiene abierta, no sólo al futuro, sino al pasado.

Abierta hacia el futuro.  Obviamente, la novela siempre se ha dirigido al provenir.  Forma mutante, permeable, nómada, el desplazamiento es consustancial a la narrativa, de Odiseo a Don Quijote y a Lolita.  La diferencia con la épica ha sido subrayada por Bajtín y Ortega:  La épica trata de mundos concluidos, la novela es la voz de un nuevo mundo es, por otra parte, idéntica a la naturaleza incompleta del género: Arena de lenguajes en la que nadie ha dicho la última palabra.  La historia no ha concluido.  El reino de la justicia aún no se alcanza.

La novela nos dice que aun no somos.  Estamos siendo.

Siempre he concebido a la novela como un cruce de caminos entre el destino individual y el destino histórico de los seres humanos:  La muerte de Artemio Cruz y Gringo viejo obedecen, notoriamente, a esta estética de la encrucijada en la que ninguna voz, ninguna persona, ningún tiempo, tiene el monopolio de la verdad o la posición privilegiada del discurso.

Pero otras de mis novelas, Terra Nostra.  Una familia lejana, La Campaña, más velozmente me conducen a la tercer propuesta de la relación entre tradición y creación.  Abierta hacia el futuro, la novela exige, para serlo plenamente, idéntica apertura hacia el pasado.  No hay futuro vivo con un pasado muerto.  Pues el pasado no es la tradición rígida, sagrada, intocable, invocada por los ayatolás para condenar a Salman Rushdie.  Todo lo contrario:  la tradición y el pasado sólo son reales cuando son tocados -y a veces avasallados-por la imaginación poética del presente.

Famosamente, Eliot imaginó en La tradición y el talento individual que el pasado es alterado por el presente tanto como el presente es dirigido por el pasado.  Ello significa que la literatura nunca es un hecho establecido, ni siquiera un número de hechos inscritos para siempre en los mármoles de la posteridad.

La literatura es un acontecimiento continuo en el que el pasado y el presente son constantemente modificados mediante interferencias mutuas.  Ninguna obra literaria se encuentra determinada histórica o ideológicamente para siempre.  Dejaría de ser legible.  Sean cuales fuesen los hechos profundos o superficiales que rodearon a la creación de la obra -que cantó el gallo, que hirvió la tetera, que mi padre s tiránico, que mi madre es frívola, que mi patria está dividida, que no me gusta ir a misa los domingos, que voló la mosca- lo que cuenta es la continuidad de la obra como evento legible,. O, mejor dicho: elegible.

La continuidad de la novela depende en gran medida, como lo ha indicado Hans Robert Jaus, de su receptividad, y ésta, también en gran medida, es obra de las interpretaciones que sufre , de la influencia que ejerce y del movimiento que genera y al que se sujeta.  Pero lo es, sobre todo, de su apertura simultánea hacia el futuro y el pasado a través de la imaginación verbal.

¿Qué es entocnes, aquello que la novela dice y que no puede decirse de ninguna otra manera?  Esto, que Laurence Sterne e Italo Calvino, Denis Diderot y Milan Kundera, Miguel de Cervantes y Juan Goytisolo, supieron y saben perfectamente:  la novela es una búsqueda verbal de lo que espera ser escrito.  Pero no sólo lo que atañe a una realidad invisible, fugitiva, desconocida, caótica, marginada y, a menudo, intolerable, engañosa y hasta desleal.

Por ejemplo:  Condenar a Rushdie por blasfemia contra la fe musulmana, es perder por completo el significado de Los versos satánicos, una novela cuyo tema verdadero es el conflicto entre nosotros y los otros en un mundo de comunicación instantánea (la arena de lenguajes a la que hice referencia).  En ella, dos actores hindúes, uno de los cuales todavía porta la máscara del dios elefante empleada en la película que realizaba en un estudio cinematográfico de Bombay, caen desde un jet en pleno vuelo a los brazos de Londres -esa ciudad vista en El Aleph de Borges como “un laberinto roto”-.

Los personajes de Rushdie, sin escalas, instantáneamente, protagonizan uno de los hechos más universales de la historia actual:  la migración masiva de las ciudades hambrientas del Oriente y del Sur a las ciudades obesas del Occidente y del Norte.  Aquí, descubren el hambre, secreta o evidente, que devora el corazón de todas las sociedades contemporáneas.  Rushdie no hace sino afirmar la necesidad mutua de comprender y abrazar al  inmigrante, con todo su conflictivo equipaje cultural de mitos, ritos, deseos, lastres, poesía y cursilería, drama y melodrama.

Este equipaje incluye, asimismo, los sueños y las pesadillas de la sacralidad, del dogma, de la religión.  Ello es inevitable; pero también es parte del proceso, crítico, imaginativo e incluso humorístico, del inevitable encuentro con el Otro.  En ese encuentro con el pasado de una cultura portada por un individuo, se definirá nuestro propio porvenir.

Esto necesitaba ser dicho, y lo está diciendo la novela de una manera que no podría ser dicha sino mediante este concepto amplio, conflictivo y generoso de la verbalidad narrativa que aquí he tratado de apuntar.

La relación con el pasado es fundamental en este proceso de novelar simplemente porque todos los nuevos novelistas que hoy he citado nos dicen lo que esperaba ser dicho, pero no sólo lo que es nuevo, como quería la vanguardia; no solo lo que es real, ni lo que es políticamente correcto, o religiosamente aceptable, o nacionalmente glorificable, o sentimentalmente reconfortante.  Sí, otra vez ha triunfado Don Quijote:  Todo es relativo, y la novela proclama la universidad de lo posible.

La literatura potencial y conflictiva de nuestro tiempo trata de darnos pues, la parte no escrita o no leída del mundo.  Pero, como lo dijo y comprendió supremamente Borges, las grandes obras del pasado son parte del futuro.  Están siempre esperando ser leídas por la primera vez.  Don Quijote o Tristram Shandy son novelas que aguardan a sus lectores porque, aunque fueron escritas en el pasado, fueron escritas para ser leídas en el presente.

La nueva novela, igualmente , nos dice que el pasado puede ser la novedad más grande de todas.

En su cuento Pierre Menard, autor de Don Quijote, Borges sugirió que una nueva lectura de un texto es también una nueva escritura de ese texto, que ahora espera en el anaquel, junto con todo lo ocurrido entre su primero y su próximo lector.

La literatura nos obliga a darnos cuenta de nuestra inmersión en el tiempo.  Ha habido tiempos sin novelas, pero nunca ha habido una novela sin tiempo -una serie infinita de tiempos, escribe Borges en su cuento sobre el tiempo, “El jardín de senderos que se bifurcan”, “divergentes, convergentes y paralelos”-.

Estos son los tiempos del otro, incluyendo al otro que sólo lo es porque no hemos atendido la súplica de Willian Faulkner:  “Todo es presente, ¿entiendes? Ayer no terminará sino mañana, y mañana empezó hace diez mil años”.
Estos son los tiempos que hacen de cada conciencia individual la heredera y mantenedora de la tradición y la creación parejas:  “No puedo moverme sin desalojar el peso de los siglos”, escribe Virginia Woolf en su libro, Las olas, donde la novela recupera su radicalismo poético para decirnos que no hay tradición que sobreviva sin nueva creación que la aliente, pero tampoco hay creación que prospere sin una tradición en la cual radicarse.

El cruce de la novela potencial, crítica, omnívora que ha dado  nueva vida a un género que se consideraba moribundo, se encuentra, acaso, en este mestizaje del tiempo con el acto de escribir, y del tiempo con el acto de leer.
El tiempo de la escritura es finito.

Pero el tiempo de la lectura es infinito.

Y así, el significado de un libro no está detrás de nosotros: su cara nos mira desde el porvenir.

Y cada uno de nosotros, como Pierre Menard, es el autor de Don Quijote porque cada lector crea la novela, traduciendo el acto finito pero potencial de la escritura en el acto infinito, pero radicalmente actual, de la lectura.

Más que una respuesta, la novela es una pregunta crítica acerca del mundo, pero también acerca de ella misma.  La novela es, a la vez, arte del cuestionamiento y cuestionamiento del arte.  No han inventado las sociedades humanas instrumento mejor o más completo de crítica global, creativa, interna y externa, objetiva y subjetiva, individual y colectiva, que el arte de la novela.  Pues la novela es el arte que gana el derecho de criticar al mundo sólo si primero se critica a sí misma.  Y lo hace con la más vulgar, gastada, común y corriente de las monedas: la verbalidad, que es de todos o no es de nadie.

Pregunta permanente: ¿Qué dice la novela? , que no tiene, acaso, más respuesta que el frágil evento de la lectura.  Respuesta vulnerable que se asimila a otra, paralela, aunque más ancha: ¿Qué es la libertad sino la búsqueda, quizás inalcanzable, de la libertad, que sólo se actualiza en la búsqueda misma?

Búsqueda de la novela, búsqueda de la segunda historia, del otro lenguaje, del conocimiento mediante la imaginación; búsqueda, en fin, del lector y de la lectura:  Vicio impune, dijo Gide, admirador de las novelas que crean lectores.

Leer una novela:  Acto amatorio, que nos enseña a querer mejor.

Y acto egoísta también, que nos enseña a tener conversaciones espléndidas con nosotros mismos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s