Reseña de Lobo de Mar de Olivia Milberg

Por Sofía Collavino


En Lobo de mar* las olas son tiernas. Tierno como el pan y tierno como las crías recién nacidas. En Lobo de mar las olas, también, son feroces. 

Existe una fuerza inmensa a la que no se le puede ganar y, sin embargo, batallarla es la única forma de existencia. La cotidianeidad arranca y termina cuando se ofrenda a las olas. El poemario es atravesado por un proceso de exploración y aprendizaje infante que recorre las páginas. Hay asombro y certezas en partes iguales, los contornos son brumosos y míticos y el Mar es madre y padre. Cura, protege, castiga, recompensa. 

 

Ani tiene fiebre, le salieron llagas en la lengua y las encías. Su abuela trajo de la playa un cacharro con agua de mar y lo apoyó al lado de la cama. Nos dijo que las llagas salen por hablar porquerías, por mentir. Ani hizo buches y escupió en un balde. Le ardió la boca pero la abuela no la consoló.

Así la quiere su abuela, así la cura, con bronca.

La sal sabe cuándo nutrir y cuando quemar, escuché. Y repetí en voz baja: La sal sabe cuándo nutrir y cuando quemar. 

 

Los sueños y la realidad se tiñen, se aúnan, se complementan. Esta voz de la infancia nos dice que el tiempo y el espacio funcionan de otra manera cuando son los acantilados y la arena quienes sostienen tu hogar. Los días, las excursiones, las aventuras, el infinito, la familia, las generaciones, la erosión.

 

¿De quién son estas manos?

Son tuyas, hija.

Pero ¿quién las usaba antes?

Nadie. Tus manos, tus pies, todo tu cuerpo es tuyo. Se hizo en mi panza para vos, van a ser tuyos siempre.

Los pies sí, mamá, pero las manos no, están usadas. Mirá, son de viejito.

Le rocé apenas la cara. Toqué más aire que piel. 

 

Las historias de Olivia Milberg se tejen de a poquito. Unx se sumerge despacio en la cosmogonía del mar, de la costa; mientras los personajes nos invitan a entrar a su casa. Al mismo tiempo, esta niña-adulta nos va nombrando los objetos de su mundo, instruyéndonos con paciencia. Los escenarios son variados: cangrejos, conejos, velas, piel, distancias, fiebres y cuidados. Aquellxs que llevamos la ciudad encima, como quien les escribe, aprendemos y nos encandilamos. 

El trabajo de Milberg es delicado, puntilloso y profundamente crudo. Nos recomienda precaución y respeto. Recomienda unión. Una obra que funciona como unidad pero también con una fuerte independencia entre las partes que lo componen. Los tejidos de sentido que podemos hilvanar son disímiles, en distintas direcciones.  

Los personajes que ingresan y salen de escena, aunque de un solo acto, son ricos y variados, brindan consejos y se difuminan luego en el vals onírico que envuelve todos los relatos. 

 

Una perra atrás de la casa jadeaba con cara de loca.

Sentí su aliento, mezcla de pescado y algo dulce.

De entre las patas le asomaba un globo cubierto de líquido.

Creí que era un órgano enfermo. Se está curando, pensé.

Se lo llevo a la boca y lamió y lamió y lamió

hasta transformar su herida 

en cría. 

 

Recuerdo cuando leí a Pizarnik, argumentando que ella no podía leer un libro de poemas de una sola vez, que con uno o dos es suficiente, que luego seguía, que no podía más de “tanta verdad dolorosa”  y me sentí profundamente identificada; esa ha sido mi bandera por mucho tiempo. Y sin embargo, cuando me encuentro con este poemario, esta máxima se me cae. Lobo de mar es por sobre todo un libro para leer de una sentada. Su fuerza debe golpearte, no una sino varias veces: en oleadas, por supuesto. 

Cuando el ritual termina, cuando damos vuelta la última hoja, comulgamos con Iemanja. Esperamos su bendición.

 

*Lobo de mar recibió una mención honorífica en la categoría Poesía, del concurso 2019 del Fondo Nacional de las Artes.


Si te gustó esta reseña, creemos que te pueden interesar los siguientes textos:

Paremiología en “What did Jack do?” de David Lynch

Reseña de “Jardín Animal” de Cecilia Olguín

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s